Ciertamente las generaciones están de moda. Por ahora, somos los millennials y los Z’s quienes estamos en el foco de atención de todos. Nuestras características y actitudes hacia distintos aspectos de la vida, se han vuelto en casi una obsesión para empresas y políticos que quieren captar su atención y lograr los objetivos que se planteen.

Pero, ¿qué ha pasado con las generaciones que ya estaban antes de la entrada del nuevo milenio? Esas generaciones que hoy han quedado marginadas por el olvido, por lo instantáneo y por lo actual, pero fueron quienes diseñaron el camino a seguir para los cambios que vivimos hoy.

De acuerdo al último Índice Global de Envejecimiento, AgeWatch 2015, para el año 2030 el número de personas de 60 años o más será de 1,402 millones (16.5% de la población mundial) y para el 2050 será de 2,092 millones (21.5% de la población mundial). Esto es un indicativo importante para la implementación de políticas públicas hacia este sector de la población, que aún vota, consume y que también están conectados.

A diferencia de los millennials y los Z’s que somos nativos digitales, los baby boomers por ejemplo, son inmigrantes digitales quienes han visto el nacimiento de las nuevas tecnologías de información y comunicación como algo extraño y futurístico.

Los baby boomers, son la generación nacida entre 1946 y 1964, y así como las nuevas generaciones, también tienen características muy específicas en cuanto al uso de las redes sociales. El 91% está al menos en una red social, siendo Facebook la más utilizada por ellos. Estando ahí dentro, son dados a opinar, a llenar encuestas y compartir contenido político.

Existen dificultades desde luego, para que estas generaciones entiendan la tecnología y la comunicación como nosotros (todos hemos pasado ratos largos enseñándole a nuestros padres a usar la computadora o a mandar un mensaje de voz por Whatsapp). Pero la tecnología sigue haciendo esfuerzos para crear herramientas fáciles y útiles para ellos. Tal vez una persona de la Tercera Edad, no vaya a ser muy dada a ponerse orejas de gato y sacar la lengua en  Instagram, pero sí utilizará MediSafe que permite al usuario administrar y programar las medicinas que se deben tomar diariamente; Doctoralia que conecta a pacientes con profesionales de la salud y generar citas; Lumosity-Entrenamiento Cerebral que pone a prueba la memoria, atención y otras funciones cerebrales a través de más de 25 juegos que mantiene la mente de las personas mayores activa todo el tiempo.

Se rehúsan a ser analfabetas digitales. María Amelia López Soliño (q.e.p.d.), se hizo famosa en 2006 cuando lanzó su blog “A mis 95” en ocasión de su cumpleaños y que se convirtió en uno de los más visitados de Internet. En el año 2007 ganó el premio Best of Blogs de la cadena de televisión alemana Deutsche Welle.

Nunca es tarde para aprender. Así lo demostró Masako Wakayima, una japonesa que en 1996 luego de jubilarse después de 43 años de carrera en la banca, decidió comprarse una computadora y aprender a usarla. 21 años después, y a sus 82 años, Masako lanzó su primera aplicación para smartphones “Hinadan”, la cual consiste en ordenar de forma correcta figuras tradicionales japonesas, inspirada en el tradicional Festival de las Muñecas Hina Matsuri. Además, a través de su página web, Masako se dirige a otros usuarios de la Tercera Edad donde cuenta anécdotas de sus viajes.

Y así habrá muchos casos más que ejemplifiquen la buena relación que pueden tener personas de la Tercera Edad con la tecnología y las redes sociales. Pero también son alertas que nos dan para que los tomemos en cuenta. Al final de cuentas y después una trayectoria larga, quieren seguir siendo útiles y valiosas. Quieren ser escuchados. Y quieren no sentirse solos.

Hoy somos los millennials y la Generación Z los que estamos de moda. Todos nos quieren para algo. Solo no olvidemos que no seremos millennials toda la vida. Ya llevamos casi la mitad del camino recorrido hacia una generación olvidada y vulnerable. Susceptibles y solitarios. Por lo que más importante que estar en una categoría con un nombre cool, es que hoy, trabajemos en nuestro futuro para que sigamos siendo millennials en la Tercera Edad.

Originalmente publicado en el blog de Maxi Aguiar 14.9.17

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *